Cerrar
Imprimir

La rehabilitación de viviendas creará 250.000 empleos en España en los próximos tres años

Todos coinciden en que, tras el boom de la construcción, una parte del futuro del sector pasa por la rehabilitación de viviendas antiguas.
 
Se ha pasado de la expansión de las ciudades, con nuevos barrios repletos de edificios, a restaurar y rehabilitar inmuebles antiguos. No sólo para acondicionarlos a fin de hacerlos habitables, sino para hacerlos más sostenibles. Muchas viviendas antiguas no cumplen con los requisitos medioambientales que plantea la Unión Europea para los próximos años. Y es ahí, donde hay un nicho de mercado para que el sector de la construcción repunte.
 
Todos los agentes económicos y políticos coinciden en ello, hasta el punto de que promocionar la rehabilitación de viviendas se ha convertido en una línea estratégica para los poderes públicos. De hecho, los planes de rehabilitación impulsados por el Gobierno prevén crear 250.00 empleos durante los próximos años. O así al menos lo aseguran desde el Ministerio de Fomento. 
Este plan programado para 2015-2018 viene acompañado por una inversión de cerca de 2.100 millones de euros del Estado. A esta cantidad, habrá que añadir la financiación prevista por las Comunidades Autónomas, unos 200 millones, y la inversión de los particulares, propietarios de viviendas. 
 
Esta inyección económica conllevará la creación de 50.000 puestos de trabajo directos y 200.000 indirectos, según sus previsiones.
El parque inmobiliario del país parece respaldar estos datos, ya que en España hay 25 millones de viviendas, la mayoría construidas antes de la aprobación de los códigos técnicos de edificación. Esto hace que haya al menos 1,8 millones de inmuebles en mal estado que requieren una rehabilitación.
 
Un cambio de tendencia que a día de hoy es ya una realidad.

¿Cómo son las casas sostenibles?

Las casas sostenibles aprovechan las condiciones naturales para reducir al máximo posible el consumo energético. 

Orientar la fachada hacia el sur para garantizar que el sol entre directamente es una de las primeros requisitos de las viviendas sostenibles. De esta forma, se consigue que la temperatura sea más elevada en el interior del inmueble que si se tuviera otra orientación diferente. Esta medida se debe adoptar antes de la edificación de la vivienda, pero hay también muchas otras enfocadas a la rehabilitación. La instalación de paneles solares fotovoltaicos; calderas y radiadores de bajo consumo; tratamiento de aguas pluviales para reducir el gasto de agua potable; perlizadores para reducir el agua o ventanas de triple aislamiento son algunas de ellas.